Padres y abuelos bajo el mismo techo

Es muy común que cuando se es madre soltera vivamos aún bajo el yugo de nuestros padres, quienes pasan a ser los abuelos chochos. Y como no serlo si después de tanto años tienen un bebe revoloteando por su casa nuevamente, y un niño es sinónimo de alegría independientemente la edad que tenga.

Pero aunque suene muy lindo, hay un pequeño detalle ¿cómo se hace para mantener el estilo de crianza, la autoridad y la disciplina cuando hay más personas compartiendo la misma casa?, aunque no lo crean este no es un tema que se pueda minimizar, pueden darse muchos inconvenientes: mamá dice “no hay dulces antes de la cena” y el abuelo le acerca un caramelo al niño, sin que ella se dé cuenta y le dice “no le digas a tu mamá”; o tal vez se le llama la atención a su hija porque jugando con la pelota rompió un adorno de la sala y la abuela dice “ya, no le grites, ese adorno era barato, mi nieta no lo hizo a propósito, yo compro uno mañana, ella tiene derecho a usar la pelota donde quiera”. O tal vez, ya es momento que el niño duerma solo, pero la abuela dice: “hace mucho frio para que duerma solo, déjalo que pase la noche conmigo”, y se lo lleva a su cama.

Asi como los casos mencionados, pueden haber muchos mas, unos mas complejos que otros. Estas situaciones pueden terminar en discusiones entre los adultos y hasta en confusiones para los niños ¿A quién le hago caso?

Cuantas veces de chicos escuchamos…”Mientras vivas bajo mi techo, se hará lo que yo digo”, entiendo que esa frase se aplique cuando somos chicos y dependemos en todo sentido de nuestros padres, pero que hacer cuando los padres somos nosotros, y a la vez seguimos siendo hijos porque nunca dejamos el seno del hogar, no podemos dejar nuestro rol paternal de lado, por los cual para evitar cualquier tipo de problemas a futuro es importante las cosas claras, como quien dice, “las reglas de juego desde un inicio”.

Los padres somos quienes debemos tomar las decisiones, somos la figura de autoridad, y los abuelos aunque sean los dueños de casa ya cumplieron su rol como padres, y los necesitamos cerca para que cumplan su rol como abuelos. Incluso en lo particular estoy de acuerdo a que de ser posible se delimite los ambientes de la casa de tal forma que el niño reconozca a su familia nuclear (monoparental o no) y  “familia extensa” (abuelos, tíos).

En mi caso, me siento muy agradecida por el apoyo que me facilitan mis papás en el rol de cuidadores, y no dudo que muchos padres compartan el mismo sentimiento. Pero debemos dejar algo en claro:

  • No es tarea del abuelo la educación de sus nietos, ellos no están llamados a poner límites ni disciplina.
  • No podemos evitar que los engrían y mimen todo lo que quieran, porque ése es su rol.

Sin embargo:

  • Es necesario llegar a acuerdos con ellos en cuanto a determinados temas, para que puedan seguir la línea que los papás desean con sus hijos. Si papá y mamá dicen que no se comen dulces antes del almuerzo o cena, esto siempre se respeta estén o no presentes.
  • Están llamados a apoyar la decisión de los padres así no estén de acuerdo. Si papá y mamá dijeron que su hijo no va a asistir a ese cumpleaños porque rompió el trato que tenían, no es correcto que lo lleven a escondidas.
Anuncios

Mamá sin papá

En estos tiempos la formación de las familias ha ido variando, habiendo actualmente más madres solteras, o madres sin pareja que afrontan este reto, y no es nada fácil. Otras mujeres que iniciaron su vida con un matrimonio constituido, también deben afrontar el reto solas cuando se rompe el matrimonio. Siempre se piensa que las madres solteras tienen a ser mayormente las madres adolescentes Muchas de nosotras somos madres solteras, ya sea porque nos separamos o porque nunca nos juntamos, sea como sea terminamos encargándonos prácticamente de todo solas. Cuando uno es madre soltera, el rol que juega papa puede variar de un extremo al otro. Van a haber padres que aunque no estén compartiendo contigo como pareja, van a estar bien envueltos en la crianza del bebe. Como también habrán padres que se los “traga la tierra” por así decir, y se olvidan de sus responsabilidades de cuando se trae un hijo al mundo, deseado o no. Sin embargo, un hijo saludable física y emocionalmente, es un niño que es criado al menos por un padre (o persona encargada) responsable.

¿Cómo podemos hacer para cumplir con ambos roles, el de papá y mamá?

Puede que no tengamos que cumplirlos, nosotras somos mamás, nunca seremos papás, simplemente tenemos que tratar de ser las mejores mamás posibles. Lo importante aquí es un bebe o un niño  feliz y saludable. Si el padre de tu bebe esta fuera del panorama, en lugar de criticarlo o hablar mal o generalizar que todos los hombres son malos, es mucho mejor de buscar un buen modelo masculino que llene este vacío en la vida de tu bebe. Este no necesariamente tiene que ser otro novio, u otro esposo…este rol lo puede llenar un tío, un abuelo, un vecino, un maestro, un entrenador, etc. También es saludable que el resto de la familia también estén envueltos y den la mano con la crianza de este nuevo bebe. Tratemos de buscar ayuda, si no es del papá puede ser de los abuelos o los tíos, aunque sea si es poco tiempo el que pueden estar con nuestros hijos.

Es bien importante que tú como mamá no juegues el papel de víctima. Tu coraje y frustración con tu pareja, este envuelta en la vida de tu bebe o no, debe ser entre ustedes dos. En algún momento tu bebe será una persona adulta y se tendrá que enfrentar a la relación con su padre, presente o ausente. Y lo mejor no es echarle leña al fuego, cuando la situación no sirve para nada. Esto no va a arreglar las cosas, sino que traerá más problemas de los que resuelve.

No hay ningún estudio que demuestre que son más sanos mentalmente los niños educados dentro de una familia convencional (papá y mamá) en comparación de una familia monoparental (solo un padre).

Entre la universidad y la primaria

Cuando salí embaraza tenia solo 18 años, y no había empezado si quiera una carrera técnica, ni si quiera sabia que quería en la vida. Mis papás y hermana ya habían decidido mi futuro y a pesar que ellos creen a la fecha que mi embarazo fue mi manera de protestar lo que ya habían planeado, les aseguro que no fue así. Y pues ahí estaba yo con un futuro truncado por una gestación, y solo con secundaria completa. Que seria de mi vida y la de mi hija ahora??

Actualmente estudio en la universidad, aunque quizás no sea la de mayor renombre, pero se que al final tendré mi titulo profesional y eso es suficiente.
Estudio semi-presencial, es decir mis clases son virtuales de lunes a viernes y los sábados asisto a la facultad.
La primera vez que fui a clases me acompaño mi pequeña y todos me miraban, fue un momento un poco incomodo, pero lo supere con estilo jaja, me fui al final del salón y me prepare para la clase de matemáticas, el curso  con el cual nunca he simpatizado, a mi derecha tenia un cuaderno adicional y una cartuchera de princesas. Exacto!!!, en la facultad de Psicologia hay una nueva estudiante de tan solo 7 años, mientras yo intentaba entender la clase ella resolvía la tarea que le habían dejado en el colegio, me dividía entre copiar los ejercicios y explicarle a ella el siguiente paso en su tarea, no es fácil prestar atención a ambas partes, pero no tengo otra opción.

Un día, saliendo de clases un guardia del campus me dijo algo que me se quedo grabado“Lo que usted esta haciendo es enseñarle a su hija a no conformarse y siempre a esforzase, esas cosas se enseñan con el ejemplo”. No he vuelto a ver al vigilante, pero su frase fue muy alentadora.

Cada semana aprendo algo nuevo en la universidad, si no me dejan nada para leer, navego por internet viendo temas relacionados con mi carrera, tengo la suerte de tener un novio psiquiatra así que compartimos los mismos temas, él me ayuda mucho. Pero tambien cada semana recuerdo lo que me enseñaban en el colegio, a veces me pongo a pintar con ella para ayudarla a terminar su tarea, o hago los títulos con letra corrida y con mi lápiz bicolor para los signos de puntuación. Cuando ella termine la primaria yo me graduare de la universidad, y abremos cerrado juntas una etapa educativa de nuestras vidas.

Algo que siempre me ayuda es pensar en mi futuro, en mi carrera y en darme cuenta de que no voy a ser la primera ni la última mujer que termine sus estudios con un hijo.

Siempre lo he dicho, un hijo no trunca la vida, ni los estudios, ni las metas, solo las aplaza… 😉
Y cada día, esto se hace realidad

Mamá a medio tiempo

Cada vez es menos común ver familias donde papá trabaja mientras mamá se queda en casa a cuidar a los hijos.  Ya sea porque quieren seguir adelante con su carrera profesional aún después del parto o porque la economía del hogar así lo demanda, o lo que es cada vez más común, son una familia monoparental. El punto es que cada vez hay más mamás que trabajan y se ven obligadas a dejar a los niños encargados, ya sea en una guardería o con un familiar.

Las mamás que trabajamos fuera de casa muchas veces nos sentimos culpables, tristes, ansiosas o estresadas, y es que no es fácil encontrar un equilibrio entre la crianza y la vida laboral.

Sé que muchas veces podemos ser juzgadas por otros por dejar a nuestros hijos al cuidado de otros para poder ir a trabajar. Mucha gente insinúa que no amamos a nuestros hijos tanto como una mamá que se queda en casa y que lo mejor es que las madres se queden en casa con sus hijos.

Perdón  pero eso es una idea muy retrograda.

Hay quienes no se dan cuenta que la doctora con quien llevamos a nuestros hijos cuando están enfermos, la maestra de escuela, la cajera del supermercado, la policía de tránsito, entre otras tantas  mujeres que trabajan, también son madres. La gente no entiende que están a cargo de su casa y además tienen un trabajo.  Tanto ellas, como cualquier otra madre bañan a sus hijos, les lee un libro, los acuesta, y les da un beso de buenas noches. Paga las cuentas, lava la ropa, y ayuda con las tareas del colegio. Acaso son “malas madres” solo porque trabajan?

Sé que muchas veces nos podemos sentir culpables por no poder estar ahí con nuestros hijos todo el tiempo. Pero, mamás que trabajan, tengan la certeza de que estamos poniendo un excelente ejemplo para nuestros hijos. Les enseñamos que una mujer puede tener una carrera y contribuir de alguna manera al mundo fuera de casa y a la vez ser una increíble y amorosa mamá. Les estamos enseñando a nuestras hijas que ellas puedan hacer lo que ellas quieren hacer con sus vidas, no por ser madres debemos quedarnos en nuestras casas esperando que nuestra pareja, o padre sea el único sustento económico para el hogar. 

Somos madres a medio tiempo, o part-time, pero somos madres al fin y al cabo y nadie podrá cambiar eso.

La maternidad es una de las mejores etapas de la mujer (a mi parecer), pero esto se toma de diferentes maneras de acuerdo a la edad cronológica y mental.

Recuerdo que de niña no me emocionaba mucho el jugar con muñecas tipo bebes, solia jugar mas con barbies, o veia peliculas de Disney todo el dia. Nunca me imagine como madre, pero si soñaba con tener mi propia casa, supongo que por mi edad no pensaba mas al detalle, a medida que iban pasando los años la idea de convertirme en madre no cruzaba para nada por mi mente, ni en un futuro lejano y mucho menos próximo, sin embargo las cosas iban a cambiar cuando menos lo pensara.

 Yo recién cumplía los 18 años cuando me entere que había una personita creciendo dentro de mi, a pesar de ser una persona muy emotiva no reaccione en cuando tuve los resultados. Después de un par de horas recién repare en todo lo que se me venia y eche en llanto.
Tenia ya 10 semanas de gestación y al no haber presentado ningún síntoma mis padres no sospechaban, aunque el sexto sentido de mi mamá le daba indicios de algo pero lo negué todo el tiempo. Después de tres semanas de angustia mis padres se enteraron, y no solamente se enteraron de que iban a ser abuelos, que su menor hija, la menor de la familia los había hecho abuelos, sino también se dieron con la gran sorpresa que iba a criar al bebe sola, porque el “padre” se hizo humo, y mejor no hablo mas de él porque es darle protagonismo a alguien que no tiene vela en este entierro. Pasaron demasiadas cosas durante los 6 meses restantes que esta de mas detallar, solo puedo decir que a pesar de saber que tenia otro corazón latiendo dentro de mi, me sentía….vacía. 

Llego el dia del alumbramiento, y cuando escuche su primer llanto, mi corazon se detuvo un microsegundo y luego volvio a latir, estaba volviendo a nacer, nacia como madre. La enfermera me la entrego y no hice mas que llorar de la emocion, porque descubria un nuevo sentimiento, recuerdo que le susurre al oido “Bienvenida princesa, prometo hacer mi mayor esfuerzo y ser una buena madre para ti, no dejare que nadie te haga daño” y despues de 20hrs de trabajo de parto por fin pude dormir.

 

Mi pequeña princesa, tiene un nombre tan diferente como el mio, pero para mi el de ella es de ensueño,. Y aunque ya son 7 los años que me alegra la vida, no todo fue color de rosa, es por ello que puedo decir que la maternidad es una trabajo abnegado, un trabajo que nos da como remuneración una felicidad extrema acompañada de una sonrisa o un pequeño beso, los hijos aunque forman parte fundamental de nuestra vida, no debemos olvidar que son prestados (como decía mi abuela), debemos enseñarle todo lo que podemos, porque los valores y los modales son de casa, ojo! no es responsabilidad del colegio, y son nuestros hijos, es nuestra responsabilidad la crianza que le damos, no de los abuelos, ni tíos ni nadie, solo nuestra.

Hola mundo!

Hola a todas las personas que visitan este pequeño blog. Les cuento que aunque no tengo tanto tiempo como antes, he decidido crear este blog que narre mis aventuras como madre primeriza.
Aunque no soy ninguna erudita sobre el tema de maternidad algo he aprendido gracias a todas las madres que me rodean y a las experiencias propias, las cuales las quiero compartir ahora.
En los próximos días estaré publicando un poco mas de mi, para que me conozcan y por que no quizás se puedan sentir identificadas en algunas cosas.

Les mando muchos besitos!!