Mamá a medio tiempo

Cada vez es menos común ver familias donde papá trabaja mientras mamá se queda en casa a cuidar a los hijos.  Ya sea porque quieren seguir adelante con su carrera profesional aún después del parto o porque la economía del hogar así lo demanda, o lo que es cada vez más común, son una familia monoparental. El punto es que cada vez hay más mamás que trabajan y se ven obligadas a dejar a los niños encargados, ya sea en una guardería o con un familiar.

Las mamás que trabajamos fuera de casa muchas veces nos sentimos culpables, tristes, ansiosas o estresadas, y es que no es fácil encontrar un equilibrio entre la crianza y la vida laboral.

Sé que muchas veces podemos ser juzgadas por otros por dejar a nuestros hijos al cuidado de otros para poder ir a trabajar. Mucha gente insinúa que no amamos a nuestros hijos tanto como una mamá que se queda en casa y que lo mejor es que las madres se queden en casa con sus hijos.

Perdón  pero eso es una idea muy retrograda.

Hay quienes no se dan cuenta que la doctora con quien llevamos a nuestros hijos cuando están enfermos, la maestra de escuela, la cajera del supermercado, la policía de tránsito, entre otras tantas  mujeres que trabajan, también son madres. La gente no entiende que están a cargo de su casa y además tienen un trabajo.  Tanto ellas, como cualquier otra madre bañan a sus hijos, les lee un libro, los acuesta, y les da un beso de buenas noches. Paga las cuentas, lava la ropa, y ayuda con las tareas del colegio. Acaso son “malas madres” solo porque trabajan?

Sé que muchas veces nos podemos sentir culpables por no poder estar ahí con nuestros hijos todo el tiempo. Pero, mamás que trabajan, tengan la certeza de que estamos poniendo un excelente ejemplo para nuestros hijos. Les enseñamos que una mujer puede tener una carrera y contribuir de alguna manera al mundo fuera de casa y a la vez ser una increíble y amorosa mamá. Les estamos enseñando a nuestras hijas que ellas puedan hacer lo que ellas quieren hacer con sus vidas, no por ser madres debemos quedarnos en nuestras casas esperando que nuestra pareja, o padre sea el único sustento económico para el hogar. 

Somos madres a medio tiempo, o part-time, pero somos madres al fin y al cabo y nadie podrá cambiar eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s