Niños groseros???

Sí, hay que aceptarlo, es inevitable que nuestros hijos escuchen malas palabras en su día a día. En la escuela, en la televisión, en las reuniones familiares, etc. Y a causa de eso, las repite sin saber su significado y lo que conlleva decirlas en la sociedad.

Las groserías son palabras que se utilizan para expresar enojo, fastidio u odio hacia algo o alguien. En muchas familias es aceptado hablar con groserías. Y debo respetar la forma en que cada papá decide criar a sus hijos, pero en esta ocasión creo que hay algunas desventajas que acarrea esta costumbre de usar malas palabras en nuestro vocabulario.

La principal razón, es que algo que parece inofensivo repercute en la vida de los infantes más de lo que podría parecer.

Por ejemplo: Empobrecen el vocabulario, al usar malas palabras para expresar nuestras emociones e ideas limitamos nuestro vocabulario, pues englobamos en una grosería palabras que describirían exactamente cómo nos sentimos y que nos ayudarían a comunicarlo a otros y entendernos a nosotros mismos. Causan una mala impresión, cuando escuchamos que alguien habla solo con groserías, pensamos que posee escasos conocimientos culturales y por lo tanto su expresión oral y escrita formal es muy pobre.

Aunque parezca discriminación, impresiones como estas pueden hacer que perdamos la oportunidad de un mejor empleo o de pertenecer a un grupo influyente.

Papá, mamá, ¿ustedes también?

Los niños pequeños, sobre todo los niños que tienen 4 años aprenden por imitación, y en esta edad, sus padres son sus héroes así que procura mantener un vocabulario adecuado para que no aprenda palabras inadecuadas y aprenda a hablar correctamente mediante el ejemplo.

Si en algún momento se te escapa alguna lisura, no vale decirle “papá sí puede, pero tú no”  ¡resultaría demasiado incoherente! Y los niños entienden mucho de lógica aunque no te lo creas.

Lo correcto en estas circunstancias es que si se te escapa alguna le digas a tu hijo que te arrepientes mucho y que intentarás controlarlo la próxima vez. Tu hijo aprenderá que todos nos podemos equivocar, pero lo más importante: que de los errores se aprende. En honor a la verdad, y haciendo un mea culpa, los adultos solemos utilizar alguna que otra mala palabra en nuestro hablar cotidiano, casi sin darnos cuenta.

Lo que NO debes de hacer ante un niño grosero

No reírte de su grosería

Es probable que la primera vez que tu hijo diga malas palabras estés ante amigos o familiares. Debes medir tu reacción y mantener el control, no puedes reír ni por nerviosismo o porque te resulte graciosa la situación, ya que de esta manera estarías reforzando el mal comportamiento de tu hijo.

No regañar al niño frente a la gente

Regañar a tu hijo por la grosería que dijo es totalmente negativo, ya que le estarás dando las armas para sacarte de las casillas cuando se le antoje, sin contar que una reacción exagerada podría dañar severamente su autoestima.

Lo que SÍ debes de hacer ante un niño grosero

Hablar con tu hijo

Lo que sí debes hacer es investigar el por qué tu hijo dijo esa grosería. Es probable que la haya escuchado de alguien mayor, recuerda que a menudo los niños repiten lo que escuchan de los mayores – Recuerda que a veces como papás comentemos errores a la hora de educar a los pequeños-. Procura tener cuidado con tu vocabulario frente a tu hijo, es probable que él solo haya repetido la palabra sin saber qué significa.

Ayudarlo a reconocer su error

Si tu hijo cometió un error al ser grosero, lo mejor será enseñarle a reconocerlo y pedir disculpas a quienes haya ofendido. Cuidar tu manera de hablar será la mejor forma de tener un hijo bien educado, recuerda que los pequeños son como grabadoras y repiten lo que oyen de los adultos.

Las groserías son palabras que se utilizan para expresar enojo, fastidio, odio o desdén hacia algo o alguien. Culturalmente son usadas para ofender o comunicarse de manera informal entre conocidos En muchas familias es aceptado hablar con groserías. Yo respeto la forma en que cada papá decide criar a sus hijos, pero en esta ocasión creo que hay algunas desventajas que acarrea esta costumbre de usar malas palabras en nuestro vocabulario. La principal razón, es que algo que parece inofensivo repercute en la vida de los infantes más de lo que podría parecer. Por ejemplo: Empobrecen el vocabulario, al usar malas palabras para expresar nuestras emociones e ideas limitamos nuestro vocabulario, pues englobamos en una grosería palabras que describirían exactamente cómo nos sentimos y que nos ayudarían a comunicarlo a otros y entendernos a nosotros mismos. Causan una mala impresión, cuando escuchamos que alguien habla solo con groserías, pensamos que posee escasos conocimientos culturales y por lo tanto su expresión oral y escrita formal es muy pobre. Aunque parezca discriminación, impresiones como estas pueden hacer que perdamos la oportunidad de un mejor empleo o de pertenecer a un grupo influyente.

Anuncios

El lenguaje que usamos y no deberiamos

Cuando empezamos a decir malas palabras, lisuras, groserías, palabra soeces, palabrotas, etc., etc., etc.???

Antes que nada debemos saber que son: El lenguaje soez o malas palabras es un conjunto de formas lingüísticas consideradas por toda la comunidad lingüística o parte de la misma como formas indecentes, inapropiadas, groseras u ofensivas. [Según Wikipedia]

Cuando yo era niña (4-5 años), según me contaron alguna vez mis tíos, yo repetía las lisuras que decían los adultos y gracias a mi dislalia sonaba gracioso, no recuerdo si alguna vez me corrigieron o no. Lo que si me acuerdo es que mi mamá no dejaba que mi hermana o yo repitiéramos dichas palabras en casa, pero como no es ningún secreto es muy común escucharlas en alguna discusión, o el día a día gracias a los medios de comunicación o en la calle simplemente. De adolescente me creía la “muy cool” y las decía todo el tiempo, hasta que una vez alguien de mi edad me corrigió y me hizo ver lo mal que se escuchaba que las repitiera todo el tiempo, santo remedio!!! A veces la vergüenza es la mejor forma de corregir una mala conducta.

Cuando empecé mi aventura como madre, procuraba no decirlas, y digo procuraba porque debo admitir que en algún momento las decía nuevamente. Al principio no le daba mucha importancia porque no creía que Danna me entendiera y menos las repitiera. Y eso se mantiene, o mejor dicho se mantenía hasta anoche.

Anoche, mientras veíamos videos en YouTube, no escogió el video correcto y soltó su primera lisura (o por lo menos la primera que yo escucho) mi reacción me sorprendió mucho, hice como si nada hubiera pasado, le pregunte simplemente que había dicho pero ella aunque había sido obvio que la había escuchado, temerosa me repitió dicha palabra me dijo que lo había escuchado de los adultos de nuestra casa (incluyéndome). Le explique lo mal que esta decirlo, que si en los adultos se oye mal mucho peor es en los niños.

Esto me hizo pensar mucho, en lo que se le está enseñando a nuestros hijos. Los pequeños aprenden con el ejemplo y no solo con las palabras. No va a servir de nada que yo le diga ciertas cosas y luego haga todo lo contrario. Coherencia señores…Coherencia!!!!

No es fácil ser padres, hay que cuidar mucho nuestro día a día porque de eso depende el ejemplo que queremos darle a nuestros niños.

A un padre soltero

Hace unas semanas atrás, me reuní con un amigo y la verdad que tenía pendiente escribir estas líneas.

Después de todo lo que hablamos, hoy quiero darle una ovación de pie por todo lo que está haciendo, en esta época es muy común ver a madres solteras, pero que hay de los padres solteros?? Es una escena muy poco común, pero no improbable. Normalmente los hombres asumen ambos roles porque la madre tuvo algún accidente o falleció. Son muy pocos los casos en los cuales las madres no quieren criar a sus hijos. No me puedo imaginar que existan madres tan desnaturalizadas que no se preocupen por sus hijos!!!, acaso no les dolió traerlos al mundo?? No sintieron como su cuerpo cambiaba durante 9 meses para albergar nueva vida, no sintieron sus pataditas mientras estaban en su vientre, no sintieron como se movía?

Es muy fácil fecundar un ovulo y dar vida a un nuevo ser, lo difícil es lo que viene después. Así como yo tuve un donante de esperma que a la primera noticia de mi embarazo emprendió la fuga, hay muchas mujeres que pasan por lo mismo, o se divorcian de quien creían su príncipe azul y los susodichos creen que se divorciaron también de los hijos y se desentienden por completo de ellos, y así las mujeres quedamos como las guerreras y las sacrificadas y etc, etc, etc. Y que podemos decir entonces de los padres solteros? el hombre en cuestión no vio cómo su cuerpo cambiaba durante 9 meses, y no sintió las molestias de la gestación (que no todas sentimos), no tuvo el contacto piel con piel para darle de lactar, entonces ellos no merecen el mismo respeto que las madres solteras? Ellos no pueden ser padres guerreros y sacrificados?

Pues yo creo que si lo son, y quizás más que nosotras, para ellos es un poco más difícil esta situación, y es que por naturaleza las mujeres tenemos ese instinto maternal, inclusive el cerebro de una mujer está programado para oír el llanto de un bebé en la noche, mientras que un hombre puede perfectamente no oírlo y dormir plácidamente toda la noche, entonces se imaginan a un hombre sin poder dormir como quisiera para estar al tanto de sus hijos, levantarse cada dos horas para darles su leche mientras aún son bebes, o levantarse cada cierto tiempo para ver si no se orinaron en la cama o cualquier otra particularidad.

Me reuní con él, y lo vi en una faceta que desconocía totalmente y que nunca me habría imaginado. Sus hijas son hermosas, y a pesar de no tener el sentido de la feminidad está haciendo un excelente trabajo en criar a las bebes, le falta mucho porque si criar a una niña ya es complicado, criar a DOS y encima siendo padre soltero, no me imagino!!!

Esto es para ti:

Recuerdas cuando éramos adolescentes y te llamaba Stich y hablabamos tonterias? Recuerdas que tú eras quien limpiaba mis lágrimas y siempre me subías el ánimo ante cualquier problema que tuviera, recuerdas que te hacías el muy fuerte y que nada te importaba? 

Esa noche que te vi, tuve que ser yo la fuerte, tuve que ser yo quien te subiera el ánimo y lo único que tenía que hacer era decirte la verdad….Featured image

Debes saber, que aunque tus errores has tenido como todo el mundo los tuvo alguna vez, eres un chico digno de admirar. No muchos hombres hacen lo que tú haces, no muchos hombres tienen las bolas bien puestas y asumen el rol de padre, y encima el rol de madre.

Tienes unas hijas maravillosas que con el tiempo se darán cuenta todo lo que haces por ellas, aún están chicas y no entienden la situación por la cual están pasando, y como bebes que son querrán estar con su “mamá” por más que ella no quiera estar con ellas, pero sabes? Es ella quien se lo pierde, esa mujercita no supo valorar la familia que tenía, que aunque no era perfecta intentaba serlo, déjala que haga su vida como mejor le parezca algún día regresara con el rabo entre las piernas y para entonces será demasiado tarde.

Sécate las lágrimas, que no vale llorar por alguien que no los merece, tú me lo dijiste siempre, ahora te lo digo yo…La persona que te merece no te lastima.

Eres una gran padre, estate orgulloso de quien eres y de adonde estas yendo…llegaras muy lejos y tus pequeñas estará ahí, ellas son las únicas mujeres que necesitas a tu lado, el camino no es fácil pero al final veras los frutos de todo lo que estás haciendo.

Recibe aplausos de admiración y respeto. Sigue siempre con la cabeza levantada. Tu Puedes!!! Yo confío en ti.