Hija, no crezcas!!!

Hace unos días,  mi pequeña tuvo un paseo escolar y caí en cuenta de lo rápido que crece.

  • Danna, estas tan grande ya no crezcas más por favor.
  • Ay mamá no puedes evitar que crezca.
  • No vayas a tu paseo tu sola, yo te llevo otro día.
  • Mamita, voy a ir con mis amigos y las profesoras, yo tengo mi platita guardada yo me lo pago, porque en serio quiero ir. Ya estoy grande.
  • Ay no me digas eso!! No quiero que sigas creciendo ya no serás mi pequeña 😦
  • Debo crecer. Pero siempre seré tu hijita.

En ese momento entendí lo grande que es mi hijita. No solo esta creciendo físicamente, sino que a su edad esta tomando decisiones y ya quiere valerse por si misma. (Claro que siempre estaré a su lado)

Y pensar que la cargaba en mis brazos el día y le daba de lactar, y ahora ya esta a punto de cumplir 8 años, cada día esta mas alta.  Me asusta como el mundo vive el día de hoy y por eso cada día que pasa me esmero por enseñarle a andar siempre por el camino correcto y saber reconocer a las personas que no son buenas para ella.

En este poco tiempo me voy dando cuenta lo rápido que me deja la ropa y los zapatos, recuerdo mucho que cuando era bebe me decían que los niños crecían rápido, y a veces me dolían los brazos de tanto cargarla y rogaba para que aprenda a caminar rápido, y cuando empezó a caminar y se hizo cada vez mas grande anhelo que regrese a la época en la que la cargaba y solo dependía de mi.

Ahora, solo me queda observar como crece y enseñarle mas cosas para formar una adultita. No desperdiciare ni un solo momento. Puede ser que en un parpadeo ya tenga 15 años y ya no quiera juntarse con su mama.

Es absurdo pensar que seguirá siendo pequeñita y que la puedo proteger de todo porque además también debe vivir sus propias experiencias y aprender de ellas, pero así ella tenga 50 años yo no dejaré de verla como mi bebita y en mi mente seguirá la imagen de la primera vez que la tuve en mis brazos. TE AMO HIJA!!!

Salida infantil, sin infante

Como Disney addict que somos, mi novio nos regaló a Danna y a mi entradas para Disney On Ice, fuimos súper felices al ver las entradas!! La única condición era que la peque se portara bien

Antes de comprar las entradas en casa todo estaba en orden, se portaba bien, obedecía, inclusive tendía la cama, me ayudaba a barrer, etc., etc. Pero….no todo era miel sobre hojuelas, en el colegio el cantar era otro… No copiaba la clase, y encima distraía a sus compañeros, al no copiar la clase yo ni enterada de las tareas que tenía por lo cual la siguiente clase ya tenía una nota de la profesora que no había hecho la tarea.

Al principio hable con ella hasta el cansancio para mejorar esa conducta, pero no ayudo mucho que digamos, luego la castigue sin televisión pero tampoco sirvió porque convencía a los abuelos y terminaba viendo televisión con ellos. Agote todas mis posibilidades y es que quería llevarla a lo de Disney porque ella se había esmerado anteriormente para eso, pero los días previos había tenido tan mal comportamiento que no sabía qué hacer. Saque una cita con la profesora y me cuenta que ese problema venía desde antes, ante eso ya no pude competir. El viernes luego de una conferencia que tuve llegue a la casa y le di la mala noticia.

  • No vas a lo de Disney
  • Pero mamá, ya tenemos las entradas
  • Sí, pero no vas…iré yo.
  • Pero no es justo
  • Tampoco es justo que me esfuerce para darte todas las cosas que pides y lo mínimo que debes hacer es copiar la clase y hacer tus tareas….pero no lo haces. (soné igualita a mi madre!!!)

(Sorprendentemente no me hace mucho escándalo al respecto)

El sábado antes de la función, mi novio me llama e intenta convencer para llevar a Danna, debo admitir que estuvo a punto de conseguirlo, pero puse el altavoz y conversamos los tres. Al conversar la actitud de ella fue  como “ya sabía que iba a ir”  hablamos buen tiempo y por más que termine siendo la bruja de la historia no lograron convencer.

En resumidas cuentas, deje a mi hija hecha una mar de lágrimas (si soy una maldita bruja!) y me fui junto a mi novio a ver Disney On Ice, compré mi canchita con gaseosa, mis papitas y mi pan con chorizo (la culpa me dio hambre) Ambos disfrutamos el show, aunque todo el coliseo Dibos estaba lleno de niños con sus padres y nosotros éramos los únicos adultos sin hijos, igual lo disfrutamos jeje

Es difícil tomar estas decisiones, pero…nuestros hijos deben ser conscientes de que sus actos traen consecuencias a veces buenas, a veces malas, y deben saber a aceptarlas sea cual sea. Muchos me dirán que la trato como una adultita, y que eso no es correcto…y bla bla bla. Lo que hago es formarla desde chiquita a ser una adulta responsable con sus decisiones y con valores, no porque sea niña debo darle las respuestas de todo, debo dejar que ella piense y analice las cosas que hace.