Salida infantil, sin infante

Como Disney addict que somos, mi novio nos regaló a Danna y a mi entradas para Disney On Ice, fuimos súper felices al ver las entradas!! La única condición era que la peque se portara bien

Antes de comprar las entradas en casa todo estaba en orden, se portaba bien, obedecía, inclusive tendía la cama, me ayudaba a barrer, etc., etc. Pero….no todo era miel sobre hojuelas, en el colegio el cantar era otro… No copiaba la clase, y encima distraía a sus compañeros, al no copiar la clase yo ni enterada de las tareas que tenía por lo cual la siguiente clase ya tenía una nota de la profesora que no había hecho la tarea.

Al principio hable con ella hasta el cansancio para mejorar esa conducta, pero no ayudo mucho que digamos, luego la castigue sin televisión pero tampoco sirvió porque convencía a los abuelos y terminaba viendo televisión con ellos. Agote todas mis posibilidades y es que quería llevarla a lo de Disney porque ella se había esmerado anteriormente para eso, pero los días previos había tenido tan mal comportamiento que no sabía qué hacer. Saque una cita con la profesora y me cuenta que ese problema venía desde antes, ante eso ya no pude competir. El viernes luego de una conferencia que tuve llegue a la casa y le di la mala noticia.

  • No vas a lo de Disney
  • Pero mamá, ya tenemos las entradas
  • Sí, pero no vas…iré yo.
  • Pero no es justo
  • Tampoco es justo que me esfuerce para darte todas las cosas que pides y lo mínimo que debes hacer es copiar la clase y hacer tus tareas….pero no lo haces. (soné igualita a mi madre!!!)

(Sorprendentemente no me hace mucho escándalo al respecto)

El sábado antes de la función, mi novio me llama e intenta convencer para llevar a Danna, debo admitir que estuvo a punto de conseguirlo, pero puse el altavoz y conversamos los tres. Al conversar la actitud de ella fue  como “ya sabía que iba a ir”  hablamos buen tiempo y por más que termine siendo la bruja de la historia no lograron convencer.

En resumidas cuentas, deje a mi hija hecha una mar de lágrimas (si soy una maldita bruja!) y me fui junto a mi novio a ver Disney On Ice, compré mi canchita con gaseosa, mis papitas y mi pan con chorizo (la culpa me dio hambre) Ambos disfrutamos el show, aunque todo el coliseo Dibos estaba lleno de niños con sus padres y nosotros éramos los únicos adultos sin hijos, igual lo disfrutamos jeje

Es difícil tomar estas decisiones, pero…nuestros hijos deben ser conscientes de que sus actos traen consecuencias a veces buenas, a veces malas, y deben saber a aceptarlas sea cual sea. Muchos me dirán que la trato como una adultita, y que eso no es correcto…y bla bla bla. Lo que hago es formarla desde chiquita a ser una adulta responsable con sus decisiones y con valores, no porque sea niña debo darle las respuestas de todo, debo dejar que ella piense y analice las cosas que hace.

Anuncios

20 cosas sobre mi

Featured image

1.El origen de mi nombre. Cuenta la historia que mi mamá ya tenia 8 meses y medio de gestación, y aun no sabia el sexo de su nuevo bebe, mi mamá quería que fuera hombre lo cual es comprensible, es muy común que se quiera la parejita. Cuando llego la hora, mi hermana y mi prima iban a escoger mi nombre de acuerdo al genero que tuviese, mi prima gano, resulta que los nombres que tengo son por las dos mejores amigas de ella, que felizmente la unión de ellos combinaban perfectamente, y ahora que lo pienso….han pasado 26 años y aun no se que nombre hubiese tenido si hubiera sido hombre.

2. Sufrí de bullying cuando estuve en primero de primaria sufri de bulying por parte de mis compañeros del colegio y de mi profesora, si leyeron bien mi profesora me hacia bullying psicológico. Fue una época muy fea, mi primer grado de primaria me dejo muchos recuerdos feos, pero los supere todos 😉
Luego en secundaria la historia se repitió, pero esta vez solo por los alumnos, pero a pesar de todo…conocí a buenas personas en el cole y aun mantengo amistad con ellos.

3. Mi mamá es de descendencia japonesa, siempre me preguntan por mi apellido materno y es que es muy poco común es un apellido japones pero a mi parecer ya lo españolizaron porque según lo que me contaron cuando mi bisabuelo llego de Japón no sabia nada de español y no se dio cuenta lo mal que habían escrito nuestro apellido 😦

4. No tuve dolor alguno en el parto, es mas durante todo el embarazo no tuve molestia alguna. Di a luz exactamente a las 40 semanas después de 20hrs de trabajo de parto, (20hrs hospitalizada) pero no me dolía nada, las obstetras venían y el medico residente controlaban mis contracciones y me preguntaban si me dolía, tenia que decirles que si, sino me regresaban a mi casa, o eso me decía mi mamá, y ahora que lo pienso mejor me hubiera regresado, estuve mas aburrida en el hospital.

5. El nombre de mi hija yo no lo escogí, tenia 5-6 meses de gestación mas o menos y me fui con mi mejor amiga al ecografista para que me dijeran el sexo de mi bebe, mi sorpresa fue grande al saber que seria mujer (aunque para ser sincera ya lo sospechaba) al salir de consulta le dije a mi amiga que me ayudara a buscar nombres que fueran diferentes como el mio, ella me sugirió Idanna, lo había escuchado en el Circolo Sportivo Italiano y como nos gusto a ambas se quedo con ese nombre =)

6. Tengo sueños frustrados, uno de ellos es poder bailar profesionalmente, me encanta la danza, aunque no se si seré buena bailando o no, me encanta moverme cada vez que puedo, otro de mis sueños es hacer teatro o actuación, cuando era chiquita decían que era muy “teatrera”, no se porque nunca explotaron ese lado de mi jajaja

7. Soy estudiante de psicología, cuando estaba en el colegio quería estudiar medicina, pero por diferentes temas que surgieron en mi adolescencia mis notas y empeño bajaron un montón entonces se convirtió en un sueño MUY lejano, luego a los 18 tuve a mi hija y me dedique a trabajar por lo cual opte por estudiar administración, que iba mas acorde con las cosas que hacia, pero justo antes de dar mi examen de admisión me decidí por psicología.

8. No me gustan las arañas, las detesto, me dan asco, me impresionan cómo se mueven en cualquier dirección, que sean medio peludas y con esas patas largas!.Tampoco me gustan las cucarachas, aunque después de ver Wall-e tengo que confesar que me parecen menos asquerosas ya que serán los únicos que sobrevivan a una catástrofe… fíjate tu!

9. Me cautiva el humor fino e inteligente, ese que te hace pensar, que te hace ver con otra óptica la vida… como Quino

10. Me encanta preparar postres y me salen buenazos, pero en salados mi novio me gana por ida y vuelta.

11. Me encanta dormir, no hay nada como dormir en las tardes, hasta he llegado al punto de preferir quedarme en casa durmiendo que salir a alguna fiesta, pero claro que hay momentos en los cuales me doy mi escapada jaja

12. Soy la mas afanosa, si por mi fuera estaría en los mil y un proyectos, y a veces me pasa pero me falta tiempo y me frustro. Pero como sea intento hacer todo lo que me propuse, aunque a veces tenga que cambiar el plan para poder cumplir.

13. Me encanta cantar, pero soy la peor cantante del mundo se podría decir que hasta la Chimoltrufia canta mejor que yo, no nunca tanto jajajaja

14. #DisneyLover. Me sé hasta los diálogos de la mayoría de películas, las puedo ver varias veces y me encanta.

15. Soy una compradora compulsiva. Eso lo dice todo

16. Me gustan las manualidades, hace poco descubrí que tengo talento para las manualidades, empece viendo vídeos en Youtube y creía que podía hacer todo eso y así fue termine cambiando las cosas que hacían para darle mi toque original y tuvieron una buena aceptación.

17. Soy complicada, Soy muy perfeccionista y si las cosas no salen como pienso hago mi “berrinche”. Aunque ya estoy trabajando en eso, se que no es bueno complicarme tanto por las cosas.

18. Conocí a mi novio en el hospital. Es una historia poco común, ya les contare algún día.

19. Soy melomana, adoro escuchar música todo el tiempo, cuando no escucho música siento que falta algo, y mi hija ya se esta acostumbrando a eso hasta el punto que ella también prende el reproductor o la radio cuando hacemos las cosas de la casa.

20. Me encanta ser mamá, con el nacimiento de mi hija y a medida que los años han ido pasado he ido descubriendo otras facetas de mi vida que desconocía, y todo esto surgió desde que tuve a mi hija.

Bailo….con Disney

Hace unas años atrás (muchos en realidad) todos mis conocidos estaban con la onda del Axe, algunos recordaran  a ese grupo brasilero que conquisto nuestro país, si me refiero a Axe Bahía y su mueve la pompa.

Mientras eso sucedía en el exterior, en la privacidad de mi cuarto era una “niña” común y corriente de 16 años que se rehusaba a ser la típica adolescente que piensa en salidas, maquillajes y mas, yo me la pasaba viendo Disney Channel, y antes que lo digan, si sospecho (porque aun no me lo diagnostican) que tengo el Síndrome de Peter Pan, y quiero viajar a Nunca Jamas para nunca crecer y etc, etc etc…en fin, no vengo a hablar de mis psicopatologías ahora jeje.

Desde siempre he sido una bailarina frustrada, y no se si bailo bien o mal pero se que me gusta hacerlo, un día viendo Disney encontré una película adolescente “Cheetah Girls” sus canciones era pegadizas y sus coreografías me encantaban, no eran muy complicadas ni nada por el estilo pero fácil con 2 o 3 veces de bailaras algunos gramos debía bajar (a nada!!) y así fue como empece a bailar gracias a Disney.

Han pasado los años y aun las busco en youtube y me sorprendo como me acuerdo la mayoría de pasos y tengo la facilidad de hacerlos (uy! que modesta yo), antes mi hija no compartía mi gusto por el baile ni estas coreografías ni canciones, todo era Peppa Pig, hasta que no se como un día la descubrí viendo la ultima película musical de Disney “Teen Beach Movie 2” y queriendo imitar los pasos. Por fin encontré pareja de baile!!!

Ahora me las doy de maestra de baile, y yo intento bailar y mi compañera se la pasa saltando en mi cama y “cantando” Algo es algo, por lo menos nos acompañamos mutuamente jeje

Ahora, como madre, estudiante y trabajadora dependiente muy poco tiempo tengo para ir al gym, así que lo que hago es poner todas esas canciones infantiles con su coreografía encantadora de niños y los practico junto a mi pequeña, es decir ahora bailo junto con ella las canciones que le gustan, y es así como intento hacer ejercicio (así sea solo cardiovascular) y paso tiempo con mi pequeña. 😉

No me da vergüenza admitir que bailo todos las coreografías de Disney y Hi5 😉

El lenguaje que usamos y no deberiamos

Cuando empezamos a decir malas palabras, lisuras, groserías, palabra soeces, palabrotas, etc., etc., etc.???

Antes que nada debemos saber que son: El lenguaje soez o malas palabras es un conjunto de formas lingüísticas consideradas por toda la comunidad lingüística o parte de la misma como formas indecentes, inapropiadas, groseras u ofensivas. [Según Wikipedia]

Cuando yo era niña (4-5 años), según me contaron alguna vez mis tíos, yo repetía las lisuras que decían los adultos y gracias a mi dislalia sonaba gracioso, no recuerdo si alguna vez me corrigieron o no. Lo que si me acuerdo es que mi mamá no dejaba que mi hermana o yo repitiéramos dichas palabras en casa, pero como no es ningún secreto es muy común escucharlas en alguna discusión, o el día a día gracias a los medios de comunicación o en la calle simplemente. De adolescente me creía la “muy cool” y las decía todo el tiempo, hasta que una vez alguien de mi edad me corrigió y me hizo ver lo mal que se escuchaba que las repitiera todo el tiempo, santo remedio!!! A veces la vergüenza es la mejor forma de corregir una mala conducta.

Cuando empecé mi aventura como madre, procuraba no decirlas, y digo procuraba porque debo admitir que en algún momento las decía nuevamente. Al principio no le daba mucha importancia porque no creía que Danna me entendiera y menos las repitiera. Y eso se mantiene, o mejor dicho se mantenía hasta anoche.

Anoche, mientras veíamos videos en YouTube, no escogió el video correcto y soltó su primera lisura (o por lo menos la primera que yo escucho) mi reacción me sorprendió mucho, hice como si nada hubiera pasado, le pregunte simplemente que había dicho pero ella aunque había sido obvio que la había escuchado, temerosa me repitió dicha palabra me dijo que lo había escuchado de los adultos de nuestra casa (incluyéndome). Le explique lo mal que esta decirlo, que si en los adultos se oye mal mucho peor es en los niños.

Esto me hizo pensar mucho, en lo que se le está enseñando a nuestros hijos. Los pequeños aprenden con el ejemplo y no solo con las palabras. No va a servir de nada que yo le diga ciertas cosas y luego haga todo lo contrario. Coherencia señores…Coherencia!!!!

No es fácil ser padres, hay que cuidar mucho nuestro día a día porque de eso depende el ejemplo que queremos darle a nuestros niños.