Salida infantil, sin infante

Como Disney addict que somos, mi novio nos regaló a Danna y a mi entradas para Disney On Ice, fuimos súper felices al ver las entradas!! La única condición era que la peque se portara bien

Antes de comprar las entradas en casa todo estaba en orden, se portaba bien, obedecía, inclusive tendía la cama, me ayudaba a barrer, etc., etc. Pero….no todo era miel sobre hojuelas, en el colegio el cantar era otro… No copiaba la clase, y encima distraía a sus compañeros, al no copiar la clase yo ni enterada de las tareas que tenía por lo cual la siguiente clase ya tenía una nota de la profesora que no había hecho la tarea.

Al principio hable con ella hasta el cansancio para mejorar esa conducta, pero no ayudo mucho que digamos, luego la castigue sin televisión pero tampoco sirvió porque convencía a los abuelos y terminaba viendo televisión con ellos. Agote todas mis posibilidades y es que quería llevarla a lo de Disney porque ella se había esmerado anteriormente para eso, pero los días previos había tenido tan mal comportamiento que no sabía qué hacer. Saque una cita con la profesora y me cuenta que ese problema venía desde antes, ante eso ya no pude competir. El viernes luego de una conferencia que tuve llegue a la casa y le di la mala noticia.

  • No vas a lo de Disney
  • Pero mamá, ya tenemos las entradas
  • Sí, pero no vas…iré yo.
  • Pero no es justo
  • Tampoco es justo que me esfuerce para darte todas las cosas que pides y lo mínimo que debes hacer es copiar la clase y hacer tus tareas….pero no lo haces. (soné igualita a mi madre!!!)

(Sorprendentemente no me hace mucho escándalo al respecto)

El sábado antes de la función, mi novio me llama e intenta convencer para llevar a Danna, debo admitir que estuvo a punto de conseguirlo, pero puse el altavoz y conversamos los tres. Al conversar la actitud de ella fue  como “ya sabía que iba a ir”  hablamos buen tiempo y por más que termine siendo la bruja de la historia no lograron convencer.

En resumidas cuentas, deje a mi hija hecha una mar de lágrimas (si soy una maldita bruja!) y me fui junto a mi novio a ver Disney On Ice, compré mi canchita con gaseosa, mis papitas y mi pan con chorizo (la culpa me dio hambre) Ambos disfrutamos el show, aunque todo el coliseo Dibos estaba lleno de niños con sus padres y nosotros éramos los únicos adultos sin hijos, igual lo disfrutamos jeje

Es difícil tomar estas decisiones, pero…nuestros hijos deben ser conscientes de que sus actos traen consecuencias a veces buenas, a veces malas, y deben saber a aceptarlas sea cual sea. Muchos me dirán que la trato como una adultita, y que eso no es correcto…y bla bla bla. Lo que hago es formarla desde chiquita a ser una adulta responsable con sus decisiones y con valores, no porque sea niña debo darle las respuestas de todo, debo dejar que ella piense y analice las cosas que hace.

Bailo….con Disney

Hace unas años atrás (muchos en realidad) todos mis conocidos estaban con la onda del Axe, algunos recordaran  a ese grupo brasilero que conquisto nuestro país, si me refiero a Axe Bahía y su mueve la pompa.

Mientras eso sucedía en el exterior, en la privacidad de mi cuarto era una “niña” común y corriente de 16 años que se rehusaba a ser la típica adolescente que piensa en salidas, maquillajes y mas, yo me la pasaba viendo Disney Channel, y antes que lo digan, si sospecho (porque aun no me lo diagnostican) que tengo el Síndrome de Peter Pan, y quiero viajar a Nunca Jamas para nunca crecer y etc, etc etc…en fin, no vengo a hablar de mis psicopatologías ahora jeje.

Desde siempre he sido una bailarina frustrada, y no se si bailo bien o mal pero se que me gusta hacerlo, un día viendo Disney encontré una película adolescente “Cheetah Girls” sus canciones era pegadizas y sus coreografías me encantaban, no eran muy complicadas ni nada por el estilo pero fácil con 2 o 3 veces de bailaras algunos gramos debía bajar (a nada!!) y así fue como empece a bailar gracias a Disney.

Han pasado los años y aun las busco en youtube y me sorprendo como me acuerdo la mayoría de pasos y tengo la facilidad de hacerlos (uy! que modesta yo), antes mi hija no compartía mi gusto por el baile ni estas coreografías ni canciones, todo era Peppa Pig, hasta que no se como un día la descubrí viendo la ultima película musical de Disney “Teen Beach Movie 2” y queriendo imitar los pasos. Por fin encontré pareja de baile!!!

Ahora me las doy de maestra de baile, y yo intento bailar y mi compañera se la pasa saltando en mi cama y “cantando” Algo es algo, por lo menos nos acompañamos mutuamente jeje

Ahora, como madre, estudiante y trabajadora dependiente muy poco tiempo tengo para ir al gym, así que lo que hago es poner todas esas canciones infantiles con su coreografía encantadora de niños y los practico junto a mi pequeña, es decir ahora bailo junto con ella las canciones que le gustan, y es así como intento hacer ejercicio (así sea solo cardiovascular) y paso tiempo con mi pequeña. 😉

No me da vergüenza admitir que bailo todos las coreografías de Disney y Hi5 😉

Quien dijo que Disney no enseña???

Para quienes no me conocen debo presentarme diciendo que soy una adicta a Disney!! si…con mis 26 años bien puestos me declaro amante de Disney, amo la idea de vivir de fe, confianza y poco de polvillo de hadas. Aunque debo admitir que actualmente es un poco difícil vivir creyendo en un mundo lleno de magia con todas las noticias que vemos y escuchamos día a día, pero….se hace el intento.

Por que menciono esto?? Pues hace unas noches mi niña me pidió que le contara un cuento antes de dormir, y como toda madre chocha y complaciente le deje que ella eligiera el relato de esa noche, como era de esperarse la historia se trataría de una princesa, y la elegida de la noche era la princesa Aurora, de la Bella Durmiente. A medida que iba contando la historia me di cuenta que de manera automática decía los diálogos de la película, y en ocasiones (varias) era interrumpida por quien se suponía debía dormir, para decir los mismos diálogos…y fue entonces que me di cuenta de una realidad tan obvia, mi fanatismo por la factoría Disney paso a mi descendencia!!, creo que uno de mis genes debe tener la forma de la silueta del ratón Mickey y este gen paso a ella; pensaran que soy exagerada, y no los culpo…pero si nos hubieran escuchado me darían la razón.
Después de tanto años recordaba toda la película con puntos y comas, y es mas debatía con mi hija, pero claro…. preguntenme la tabla periódica y no paso de los primeros cinco elementos. (que vergüenza!!)

En fin,  ahora no pienso hablar de como las típicas princesas sueñan despiertas con su príncipe azul, y el “vivieron felices para siempre” porque ya hay muchos artículos en la red que se encargan de criticar esta situación.

Hoy, me pongo a pensar en cada una de las películas de princesas que he visto y todo lo que he aprendido…

Por ejemplo la Bella y la Bestia demuestran que el físico no es importante cuando se trata de querer a una persona, lo mismo que vemos en Shrek (de Dreamworks) demostrando que no es necesario vivir en el gran castillo para ser feliz, puedo vivir en una pequeña casa con mi esposo e hijos y seré igual o mas feliz que vivir con los mil y un sirvientes en el castillo soñado.

Pocahontas al igual que la Dama y el Vagabundo me enseñaron a aceptar las diferencias, y no juzgar sin antes conocer, podemos aprender mucho de las personas que sondiferentes a nosotros. Las diferencias nos hacen especiales!!
Por otro lado, el pequeño muñeco de madera, Pinocho, me enseño muy a su estilo lo esencial en la vida…la honestidad.

Blancanieves y la Cenicienta me enseñaron que inclusive las princesas hacen los labores de la casa, y no hay porque sentir vergüenza de eso, otra cosa es si nos guste hacerlo o no. 😉
Ariel y Jazmin, aunque un poquito rebeldes, lucharon por el amor que sentían, no digo que nos rebelemos ante nuestros padres y vayamos con la primera bruja (o chaman) para que nos “ayude” con el problema amoroso como lo hizo nuestra sirenita, pero si que luchemos por lo que sentimos sea amor verdadero. Quien sabe, podemos encontrar a nuestro diamante en bruto =D
Posteriormente vinieron las princesas con mayor actitud, iniciando la lista tenemos a Mulan, que no quiso ser una mas y rompiendo las reglas salio de casa para defender a su padre, y a su nación.

Tiana, por su parte en lo ultimo que pensaba era en el matrimonio; al contrario, defendía la idea de trabajar duro para conseguir lo que quiere.

Rapunzel, siguió sus sueños, y fue en busca de las luces flotantes, nos enseña que hay que vencer los obstáculos y luchar siempre por nuestros sueños y no conformarnos converlos florando por la ventana.

Las tres ultimas princesas de la factoría Disney no terminan casandose, como todas las anteriores, ellas nos enseñan la importancia de las relaciones familiares, en Valiente se habla del amor de madre e hija, mientras que en Frozen se habla del amor filial. Claro que ambos con su dosis particular de magia.

Para finaliza, debo mencionar a Peter Pan, que aunque no habla de princesas y castillos, habla de algo muy importante y que quizás a medida que vamos creciendo vamos olvidando…la importancia de ser niños siempre, en muchas ocasiones nos enfrascamos en lo maduros que debemos ser, y nos olvidamos de las cosas simples de la vida, como echarnos sobre el grass para ver la nubes, o comer un dulce, o simplemente cantar y saltar disfrutando de la vida, no perdamos nunca a nuestro niño interior, aprovechemos la oportunidad de tener a nuestros hijos con nosotras y disfrutemos de esa inocencia a su lado, y es que nunca somos demasiado mayores para pasárnoslo bien. 
Entonces, en resumen puedo decir que a pesar de lo que muchos pueden decir, Disney ha tenido un gran papel protagonico en mi vida, y en la formación de mi carácter. Utilicemos las enseñanzas que nos dejan estas películas para enseñarles (valga la redundancia) a nuestro hijos a ser mejores cada día, sean príncipes y princesas para sus hijos, y expliquenles scomo serlo tambien