¿Cómo explicarle a mi hijo que soy mamá soltera?

No es noticia de último minuto que para concebir necesitamos a un hombre y una mujer, el esperma y el ovulo, “la abejita y la flor”, etc. Pero sabían que  según datos brindados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 24% de las madres peruanas asume sola la responsabilidad de la crianza de sus hijos, es decir, 1 millón 200 mil madres son las denominadas madres solteras.(2014)

Lo primero que deben saber es que ser madre soltera no es lo mismo que ser una madre sola. En mi caso, realmente nunca estuve sola. Si bien quien debería haberme acompañado en la aventura de ser mamá no estuvo ahí, su ausencia fue llenada desde el primer día con el amor y el apoyo incondicional de mi familia, quienes han estado a mi lado para todo, desde lo material hasta lo emocional, y por eso estoy profundamente agradecida. Nunca ha faltado quien me acompañe al pediatra, o me ayude a cambiar un pañal, o alguien que corra a la farmacia a media noche si mi hija tiene fiebre. Yo siempre me llamaba a mi misma como Señorita con hija, asi que “shu shu”  a la tonta idea de que mama soltera es mama sola! No estamos solas, tenemos a nuestros peques 😉

En fin… Uno de los retos a los que se enfrentan las mujeres que decidimos afrontar la maternidad en solitario es el de contarle a su hijo que son madres solteras. Yo más que nadie, sé que no es tarea fácil, pero es peor nunca hablar del tema. No crean que porque su peque no les hace mención o les pregunta sobre su papá es porque “no se da cuenta”. Es todo lo contrario!!! Desde muy pequeños, especialmente cuando empiezan a ir al nido, y les hablan de la familia es cuando se dan cuenta que “algo les falta”

No menospreciemos a los niños, no porque sean niños no deben saber la verdad! Ellos pueden ser más fuertes que las personas adultas, pero hay que hablarles con tacto, con palabras que ellos puedan comprender.

¿No sabes cómo empezar?

No existe la fórmula mágica para decirle a nuestro pequeño que hemos decidido llevar la maternidad nosotras solas, no hay una edad exacta en la cual le debamos contar la verdad, eso depende de cada una de nosotras. Envolver al hijo en una atmósfera irreal, en que todo es perfecto, no contribuye a prepararle para afrontar los problemas que se van a suceder en su vida. Si no tiene un papá que asuma su paternidad, es necesario que lo sepa. Por dura que sea, la verdad acaba doliendo menos que la mentira.

Si tiene menos de cinco años, no necesita explicaciones muy detalladas y es probable que no entienda todo al principio. Será suficiente decirle que existen muchos tipos de familias y que en la suya no convive el papá, aunque este padre exista. Entre los cinco y los ocho años, podrá comprender mejor las explicaciones y es casi seguro que preguntará sobre cómo es su padre y dónde está. Entre los nueve y los doce años el niño tiende a pensar en términos bueno/malo, correcto/incorrecto. Es importante explicarle que no hay nada de malo en una familia como la suya. Además de esto, sería recomendable en la medida de lo posible, responder a las preguntas sobre su padre de manera positiva.

Frases evasivas tales como: “tu padre murió” (sin que sea cierto), “tu papá trabaja muy lejos, pero alguna vez vendrá a verte” (se aturde al niño, porque intuye que su madre le miente), le desconciertan y le hacen sentir inseguro, peor que antes de preguntar por su papá.  Muchas veces cuando estamos frustradas por A o B motivos, aunque lo pensemos en alguna ocasión, aunque el cuerpo nos pida venganza, debemos frenarnos y no dar rienda suelta a la ira. La ira no cura, ni fortalece, ni aporta beneficios. Solo destroza tu presente. En esos momentos de ira es cuando como nacen  las expresiones como “tu padre no te quiere y por esa razón nos abandonó” o “tu padre es una hijo de p… y por su culpa vivimos como vivimos”,  ese tipo de frases solos nos “ayudan” a desfogar nuestra cólera, pero  no favorecen el crecimiento y el equilibrio de un hijo. Recuerda que las verdaderas razones son: Una cuestión de adultos. Y por lo mismo que es una cuestión de adultos, te aconsejo conversar con los adultos que te rodean para que nunca pero NUNCA digan algo negativo con respecto al padre biológico, eso no es bueno para el niño.

Ahora bien, muchas madres que hemos salido embarazadas a temprana edad y nos hemos visto solas en este proceso de gestación, nos ha entrado por un segundo la pregunta “Y si aborto?” Pero sabes algo….eso es algo que debe ir contigo HASTA LA TUMBA!! Tu hijo/a tiene que saber a ciencia cierta que eres su mamá, la persona que más le quiere en el mundo mundial. Él NO tiene que oír  si tuviste o no dudas acerca de la interrupción del embarazo, si tu familia insistió y tú te negaste, si el padre te puso contra las cuerdas para que abortases, si hubieras abortado de vivir en un país en que estuviera legalizado y al alcance de todas las mujeres no tiene que saber si estuviste dudando hasta el último momento de darlo en adopción o no. NO TIENE, NO DEBE SABER.

Lo único que debe saber es que a partir de los cuatro meses empezó a dar vueltas en tu pancita y le hablabas como si ya lo vieras en persona. Tiene que saber, que esperabas mucho conocer su carita desde que viste su primera ecografía, tiene que saber que lo amas hasta el infinito y más allá!!!

A un padre soltero

Hace unas semanas atrás, me reuní con un amigo y la verdad que tenía pendiente escribir estas líneas.

Después de todo lo que hablamos, hoy quiero darle una ovación de pie por todo lo que está haciendo, en esta época es muy común ver a madres solteras, pero que hay de los padres solteros?? Es una escena muy poco común, pero no improbable. Normalmente los hombres asumen ambos roles porque la madre tuvo algún accidente o falleció. Son muy pocos los casos en los cuales las madres no quieren criar a sus hijos. No me puedo imaginar que existan madres tan desnaturalizadas que no se preocupen por sus hijos!!!, acaso no les dolió traerlos al mundo?? No sintieron como su cuerpo cambiaba durante 9 meses para albergar nueva vida, no sintieron sus pataditas mientras estaban en su vientre, no sintieron como se movía?

Es muy fácil fecundar un ovulo y dar vida a un nuevo ser, lo difícil es lo que viene después. Así como yo tuve un donante de esperma que a la primera noticia de mi embarazo emprendió la fuga, hay muchas mujeres que pasan por lo mismo, o se divorcian de quien creían su príncipe azul y los susodichos creen que se divorciaron también de los hijos y se desentienden por completo de ellos, y así las mujeres quedamos como las guerreras y las sacrificadas y etc, etc, etc. Y que podemos decir entonces de los padres solteros? el hombre en cuestión no vio cómo su cuerpo cambiaba durante 9 meses, y no sintió las molestias de la gestación (que no todas sentimos), no tuvo el contacto piel con piel para darle de lactar, entonces ellos no merecen el mismo respeto que las madres solteras? Ellos no pueden ser padres guerreros y sacrificados?

Pues yo creo que si lo son, y quizás más que nosotras, para ellos es un poco más difícil esta situación, y es que por naturaleza las mujeres tenemos ese instinto maternal, inclusive el cerebro de una mujer está programado para oír el llanto de un bebé en la noche, mientras que un hombre puede perfectamente no oírlo y dormir plácidamente toda la noche, entonces se imaginan a un hombre sin poder dormir como quisiera para estar al tanto de sus hijos, levantarse cada dos horas para darles su leche mientras aún son bebes, o levantarse cada cierto tiempo para ver si no se orinaron en la cama o cualquier otra particularidad.

Me reuní con él, y lo vi en una faceta que desconocía totalmente y que nunca me habría imaginado. Sus hijas son hermosas, y a pesar de no tener el sentido de la feminidad está haciendo un excelente trabajo en criar a las bebes, le falta mucho porque si criar a una niña ya es complicado, criar a DOS y encima siendo padre soltero, no me imagino!!!

Esto es para ti:

Recuerdas cuando éramos adolescentes y te llamaba Stich y hablabamos tonterias? Recuerdas que tú eras quien limpiaba mis lágrimas y siempre me subías el ánimo ante cualquier problema que tuviera, recuerdas que te hacías el muy fuerte y que nada te importaba? 

Esa noche que te vi, tuve que ser yo la fuerte, tuve que ser yo quien te subiera el ánimo y lo único que tenía que hacer era decirte la verdad….Featured image

Debes saber, que aunque tus errores has tenido como todo el mundo los tuvo alguna vez, eres un chico digno de admirar. No muchos hombres hacen lo que tú haces, no muchos hombres tienen las bolas bien puestas y asumen el rol de padre, y encima el rol de madre.

Tienes unas hijas maravillosas que con el tiempo se darán cuenta todo lo que haces por ellas, aún están chicas y no entienden la situación por la cual están pasando, y como bebes que son querrán estar con su “mamá” por más que ella no quiera estar con ellas, pero sabes? Es ella quien se lo pierde, esa mujercita no supo valorar la familia que tenía, que aunque no era perfecta intentaba serlo, déjala que haga su vida como mejor le parezca algún día regresara con el rabo entre las piernas y para entonces será demasiado tarde.

Sécate las lágrimas, que no vale llorar por alguien que no los merece, tú me lo dijiste siempre, ahora te lo digo yo…La persona que te merece no te lastima.

Eres una gran padre, estate orgulloso de quien eres y de adonde estas yendo…llegaras muy lejos y tus pequeñas estará ahí, ellas son las únicas mujeres que necesitas a tu lado, el camino no es fácil pero al final veras los frutos de todo lo que estás haciendo.

Recibe aplausos de admiración y respeto. Sigue siempre con la cabeza levantada. Tu Puedes!!! Yo confío en ti.

Padres y abuelos bajo el mismo techo

Es muy común que cuando se es madre soltera vivamos aún bajo el yugo de nuestros padres, quienes pasan a ser los abuelos chochos. Y como no serlo si después de tanto años tienen un bebe revoloteando por su casa nuevamente, y un niño es sinónimo de alegría independientemente la edad que tenga.

Pero aunque suene muy lindo, hay un pequeño detalle ¿cómo se hace para mantener el estilo de crianza, la autoridad y la disciplina cuando hay más personas compartiendo la misma casa?, aunque no lo crean este no es un tema que se pueda minimizar, pueden darse muchos inconvenientes: mamá dice “no hay dulces antes de la cena” y el abuelo le acerca un caramelo al niño, sin que ella se dé cuenta y le dice “no le digas a tu mamá”; o tal vez se le llama la atención a su hija porque jugando con la pelota rompió un adorno de la sala y la abuela dice “ya, no le grites, ese adorno era barato, mi nieta no lo hizo a propósito, yo compro uno mañana, ella tiene derecho a usar la pelota donde quiera”. O tal vez, ya es momento que el niño duerma solo, pero la abuela dice: “hace mucho frio para que duerma solo, déjalo que pase la noche conmigo”, y se lo lleva a su cama.

Asi como los casos mencionados, pueden haber muchos mas, unos mas complejos que otros. Estas situaciones pueden terminar en discusiones entre los adultos y hasta en confusiones para los niños ¿A quién le hago caso?

Cuantas veces de chicos escuchamos…”Mientras vivas bajo mi techo, se hará lo que yo digo”, entiendo que esa frase se aplique cuando somos chicos y dependemos en todo sentido de nuestros padres, pero que hacer cuando los padres somos nosotros, y a la vez seguimos siendo hijos porque nunca dejamos el seno del hogar, no podemos dejar nuestro rol paternal de lado, por los cual para evitar cualquier tipo de problemas a futuro es importante las cosas claras, como quien dice, “las reglas de juego desde un inicio”.

Los padres somos quienes debemos tomar las decisiones, somos la figura de autoridad, y los abuelos aunque sean los dueños de casa ya cumplieron su rol como padres, y los necesitamos cerca para que cumplan su rol como abuelos. Incluso en lo particular estoy de acuerdo a que de ser posible se delimite los ambientes de la casa de tal forma que el niño reconozca a su familia nuclear (monoparental o no) y  “familia extensa” (abuelos, tíos).

En mi caso, me siento muy agradecida por el apoyo que me facilitan mis papás en el rol de cuidadores, y no dudo que muchos padres compartan el mismo sentimiento. Pero debemos dejar algo en claro:

  • No es tarea del abuelo la educación de sus nietos, ellos no están llamados a poner límites ni disciplina.
  • No podemos evitar que los engrían y mimen todo lo que quieran, porque ése es su rol.

Sin embargo:

  • Es necesario llegar a acuerdos con ellos en cuanto a determinados temas, para que puedan seguir la línea que los papás desean con sus hijos. Si papá y mamá dicen que no se comen dulces antes del almuerzo o cena, esto siempre se respeta estén o no presentes.
  • Están llamados a apoyar la decisión de los padres así no estén de acuerdo. Si papá y mamá dijeron que su hijo no va a asistir a ese cumpleaños porque rompió el trato que tenían, no es correcto que lo lleven a escondidas.

Mamá sin papá

En estos tiempos la formación de las familias ha ido variando, habiendo actualmente más madres solteras, o madres sin pareja que afrontan este reto, y no es nada fácil. Otras mujeres que iniciaron su vida con un matrimonio constituido, también deben afrontar el reto solas cuando se rompe el matrimonio. Siempre se piensa que las madres solteras tienen a ser mayormente las madres adolescentes Muchas de nosotras somos madres solteras, ya sea porque nos separamos o porque nunca nos juntamos, sea como sea terminamos encargándonos prácticamente de todo solas. Cuando uno es madre soltera, el rol que juega papa puede variar de un extremo al otro. Van a haber padres que aunque no estén compartiendo contigo como pareja, van a estar bien envueltos en la crianza del bebe. Como también habrán padres que se los “traga la tierra” por así decir, y se olvidan de sus responsabilidades de cuando se trae un hijo al mundo, deseado o no. Sin embargo, un hijo saludable física y emocionalmente, es un niño que es criado al menos por un padre (o persona encargada) responsable.

¿Cómo podemos hacer para cumplir con ambos roles, el de papá y mamá?

Puede que no tengamos que cumplirlos, nosotras somos mamás, nunca seremos papás, simplemente tenemos que tratar de ser las mejores mamás posibles. Lo importante aquí es un bebe o un niño  feliz y saludable. Si el padre de tu bebe esta fuera del panorama, en lugar de criticarlo o hablar mal o generalizar que todos los hombres son malos, es mucho mejor de buscar un buen modelo masculino que llene este vacío en la vida de tu bebe. Este no necesariamente tiene que ser otro novio, u otro esposo…este rol lo puede llenar un tío, un abuelo, un vecino, un maestro, un entrenador, etc. También es saludable que el resto de la familia también estén envueltos y den la mano con la crianza de este nuevo bebe. Tratemos de buscar ayuda, si no es del papá puede ser de los abuelos o los tíos, aunque sea si es poco tiempo el que pueden estar con nuestros hijos.

Es bien importante que tú como mamá no juegues el papel de víctima. Tu coraje y frustración con tu pareja, este envuelta en la vida de tu bebe o no, debe ser entre ustedes dos. En algún momento tu bebe será una persona adulta y se tendrá que enfrentar a la relación con su padre, presente o ausente. Y lo mejor no es echarle leña al fuego, cuando la situación no sirve para nada. Esto no va a arreglar las cosas, sino que traerá más problemas de los que resuelve.

No hay ningún estudio que demuestre que son más sanos mentalmente los niños educados dentro de una familia convencional (papá y mamá) en comparación de una familia monoparental (solo un padre).

Mamá a medio tiempo

Cada vez es menos común ver familias donde papá trabaja mientras mamá se queda en casa a cuidar a los hijos.  Ya sea porque quieren seguir adelante con su carrera profesional aún después del parto o porque la economía del hogar así lo demanda, o lo que es cada vez más común, son una familia monoparental. El punto es que cada vez hay más mamás que trabajan y se ven obligadas a dejar a los niños encargados, ya sea en una guardería o con un familiar.

Las mamás que trabajamos fuera de casa muchas veces nos sentimos culpables, tristes, ansiosas o estresadas, y es que no es fácil encontrar un equilibrio entre la crianza y la vida laboral.

Sé que muchas veces podemos ser juzgadas por otros por dejar a nuestros hijos al cuidado de otros para poder ir a trabajar. Mucha gente insinúa que no amamos a nuestros hijos tanto como una mamá que se queda en casa y que lo mejor es que las madres se queden en casa con sus hijos.

Perdón  pero eso es una idea muy retrograda.

Hay quienes no se dan cuenta que la doctora con quien llevamos a nuestros hijos cuando están enfermos, la maestra de escuela, la cajera del supermercado, la policía de tránsito, entre otras tantas  mujeres que trabajan, también son madres. La gente no entiende que están a cargo de su casa y además tienen un trabajo.  Tanto ellas, como cualquier otra madre bañan a sus hijos, les lee un libro, los acuesta, y les da un beso de buenas noches. Paga las cuentas, lava la ropa, y ayuda con las tareas del colegio. Acaso son “malas madres” solo porque trabajan?

Sé que muchas veces nos podemos sentir culpables por no poder estar ahí con nuestros hijos todo el tiempo. Pero, mamás que trabajan, tengan la certeza de que estamos poniendo un excelente ejemplo para nuestros hijos. Les enseñamos que una mujer puede tener una carrera y contribuir de alguna manera al mundo fuera de casa y a la vez ser una increíble y amorosa mamá. Les estamos enseñando a nuestras hijas que ellas puedan hacer lo que ellas quieren hacer con sus vidas, no por ser madres debemos quedarnos en nuestras casas esperando que nuestra pareja, o padre sea el único sustento económico para el hogar. 

Somos madres a medio tiempo, o part-time, pero somos madres al fin y al cabo y nadie podrá cambiar eso.